Informe PISA 2015

Informe PISA 2015

Informe PISA 2015

En la tabla siguiente podemos ver los resultados del último informe PISA realizado en 2015 y publicado a finales de 2016 .

Podemos decir que España está en la media de los resultados de la OCDE. Además, España ha incrementado la cantidad de mejores alumnos y reducido el porcentaje de los que peor rinden. Mantenemos el nivel de ciencias y matemáticas y elevamos varios puntos el nivel de lectura respecto a la prueba anterior.

Lo más destacado en los resultados españoles es la gran distancia que existe entre los resultados de las diferentes comunidades autónomas.

En Ciencias,

Castilla y León se encuentra muy por encima de la media con 519 puntos, tan solo un puesto por debajo de Hong Kong, y por encima de Beijing-Shanghái-Jiangsu-Guandong (China).  Madrid (516), Navarra (512), Galicia (511) o Cataluña (504), superan la media de la OCDE, de 493. Por debajo de la media de la OCDE se encuentran comunidades autónomas como Andalucía (con 473), Extremadura (474) o Canarias (475).

En lectura,

Castilla-León  con 522 puntos estaría entre los 10 mejores países del mundo.  Destacan también, Madrid ( 520 puntos), Navarra (514), Galicia (509) y Aragón (506). Por debajo de la media de la OCDE (492 puntos), se encuentran  Extremadura (475), Andalucía (479) o Islas Canarias (483).

En Matemáticas,

La puntuación pra España es de de 486 y está por debajo de la media de la OCDE (490). Navarra (518) es la Comunidad con mejores resultados. Mientras que castilla y león con (506) La Rioja (504), Madrid (503) o Aragón (500) superan la media con creces. Las comunidades con menor puntuación son:  Andalucía (466),  Extremadura (473), y Murcia (470).

 

Cuatro puntos cardinales para una educación innovadora

Cuatro puntos cardinales para una educación innovadora

1Cuatro puntos cardinales de la educación

Toda educación, y más si pretende ser innovadora, ha de cimentarse en principios auténticos y perdurables en el tiempo. De lo contrario, corre el peligro de transformarse en una moda y, por tanto, ser como humo que se diluye.

Todo educador debe tener un fin en la mente porque educar no es una función autómata en la que se hace siempre lo mismo. El ser humano es tan rico que el profesor o educador tiene que estar vivo para maniobrar según las necesidades que se presenten. Para no perderse en su labor educadora debe mantener un sistema de referencia, cuatro puntos cardinales que le permitan valorar el éxito de su labor.

1.Cultivo de la reflexión

2. Mística de la exigencia

3. Pedagogía de la acción

4. Escuela de constancia

Informes PISA. Finlandia no es el mejor sistema educativo del mundo

Informes PISA. Finlandia no es el mejor sistema educativo del mundo

¿Qué es el informe PISA?

El Informe PISA se lleva a cabo cada tres años y es encargado por los gobiernos y sus instituciones educativas. PISA no trata de evaluar a los alumnos escolarizados en un determinado curso académico, sino a aquéllos que hayan alcanzado la edad de 15 años. Revisa tres áreas: competencia de lectura, matemáticas y ciencias naturales.

No se mide el conocimiento escolar como tal, sino la capacidad de los estudiantes de poder entender y resolver problemas  a partir de la aplicación de conocimientos de cada una de las áreas principales de PISA. El muestreo es bi-etápico: primero se elige un determinado número de centros educativos (mínimo de 150 por país) y luego se eligen unos 35 alumnos de 15 años en cada centro. Una vez descontados los alumnos excluidos y los que no participan por distintas causas (acordadas internacionalmente), el número de alumnos evaluados por país debe ser superior a 4.500.

Cada informe PISA cubre las tres áreas de competencia ya indicadas: de lectura, matemáticas y ciencias naturales, aunque en cada ocasión revisa una de éstas con mayor profundidad que las otras dos. De esta forma, en 2000 se examinó con más detenimiento la competencia de lectura, en 2003 las matemáticas y en 2006 las ciencias naturales. Cada nueve años se repite el ciclo.

Con cada prueba se revisa igualmente un tema relacionado con la educación. Así se revisaron en 2000 las estrategias de estudio, en 2003 la solución de problemas, en 2006 la formación básica de técnicas de información y en la de 2009, se midieron las capacidades de comprensión lectora en formato electrónico, en un módulo llamado PISA-ERA (Electronic Reading Assesment). La edición de 2012 se ha centrado en matemáticas y ha incluido una prueba digital de resolución de problemas y otra de competencia financiera. La edición de 2015 ha contado con la participación de estudiantes de secundaria de 73 países. La prueba constaba de 55 preguntas de matemáticas, ciencias y habilidad lectora, incluyendo en esta oportunidad una prueba adicional de educación financiera. Los resultados se publicarán en Diciembre de 2016.

5JPG

El estudio también recoge importante información de contexto de los propios alumnos y de los directores de los centros educativos. Esta información contextual, puesta en relación con los resultados de las pruebas de rendimiento, ofrece una rica comparación de los rasgos que caracterizan a los sistemas educativos de los países participantes.

En la última edición han participado ampliando muestra las comunidades autónomas siguientes: Andalucía, Aragón, Asturias, Baleares, Cantabria, Castilla y León, Cataluña, Extremadura, Galicia, La Rioja, Madrid, Murcia, Navarra y País Vasco.

 En la tabla siguiente se aportan los datos de los informes PISA realizados hasta ahora. En los informes de 2006 a 2012 han sido recortados los países con nivel inferior al español para no hacer la tabla demasiado grande. Según los últimos informes PISA, Finlandia no es mejor sistema educativo del mundo. Finlandia fue el primer país de la OCDE en 2003 y 2006 pero no así en 2009 y 2012. Por delante de ella se han colocado varios países orientales.

PISA

 

Entonces ¿por qué seguimos hablando de Finlandia y no de los logros de estos países?.

Quizás la razón está en que mantienen un sistema educativo que nosotros tachamos de anticuado y que pensamos que  no sirve para el momento actual. Además los sistemas orientales son bastante más baratos que los occidentales.

Verdaderamente a Occidente le cuesta reconocer que se ha equivocado en lo que se ha llamado nueva pedagogía. Y es que no se trata simplemente de pedagogías o metodologías. Se trata de que Occidente ha olvidado la verdadera antropología. Sus sistemas no se basan en el humanismo sino en razones económicas y en teoría pedagógicas no contrastadas hasta ahora.

 

Los profesores de Finlandia nos dan las claves del éxito de su sistema educativo

Los profesores de Finlandia nos dan las claves del éxito de su sistema educativo

Inger Enkvist en su libro de la buena y mala educación recoge en resumen las declaraciones de los profesores de Finlandia que fueron entrevistados en el estudio de caso sobre la educación en Finlandia. Los profesores adjudican el éxito del sistema educativo de su país a los puntos siguientes:

  1. La buena calidad y preparación de los profesores
  2. El respeto de todos los ciudadanos por los conocimientos
  3. El esfuerzo por evitar todo tipo de burocracia.
  4. La estabilidad, el liderazgo moral y la ausencia de cambios bruscos en la dirección.
  5. Los profesores utilizan unas formas de trabajo tradicionales más que técnicamente innovadoras. Trabajan con métodos que conocen a fondo y en los que tienen confianza.
  6. Los profesores se interesan por lo que funciona en el aula y no por las publicaciones pedagógicas.

teaching-928637_1920

 

Sistemas educativos internacionales

A todo esto habría que añadir según los datos del informe “Education at a glance 2008”, que una baja ratio profesor-alumno no es primordial para lograr una educación de calidad. Existen países como Finlandia que obtienen buenos resultados con grupos relativamente pequeños y, en cambio, otros países, como Corea del Sur, obtienen buenos resultados con grupos grandes.

En estos informes PISA se constata que el éxito en la educación no es directamente proporcional a la inversión realizada. Es verdad que se requiere una  inversión de base pero entre los países que ya invierten bastante, la calidad no aumenta cuando se aumenta la inversión. Muchos países han aumentado su inversión en educación y los resultados de comprensión lectora, en promedio, no han mejorado gran cosa.

Tampoco hay una relación clara entre el resultado y el número de horas de clase que reciben los alumnos. Pues precisamente  países orientales como China y Corea que están a la cabeza en el ranking educativo del último informe PISA de 2012, los niños comienzan su escolarización entorno a los 6 o 7 años. Lo mismo sucede en Finlandia que es el país europeo con mejores resultados en el informe PISA 2012.

Todo ello nos lleva a pensar que hay que cambiar la política educativa. Más aún, yo diría que hay que disminuir el exceso de burocracia existente sobre las instituciones educativas. Habrá que dar pautas si fueren necesarias y dejar trabajar con libertad al profesorado, valorando su trabajo por los conocimientos adquiridos por los alumnos con pruebas objetivas. Los niveles de aprendizaje han de estar bien marcados y no se debe permitir que nadie pase de uno a otro sin los conocimientos mínimos de su nivel.

La educación no es cuestión de ideología sino de resultados y realidades. La educación debiera ser independiente de la política, y al contrario de lo que se proclama, sin pensar en las consecuencias, no debiera estar en manos de los estados, ni de aquellos que su único objetivo es el poder social del tipo que sea, sino de aquellas personas que tengan una preocupación verdadera de que cada ser humano alcance el máximo nivel de acuerdo a sus facultades.

 

¿Buena o mala educación?

¿Buena o mala educación?

Inger Enkvist en la introducción a su último libro la buena y la mala educación en el que muestra las razones por las que el modelo educativo de la mayor parte de los países occidentales no funciona, se dirige a los diferentes agentes educativos marcando las pautas de acción para cada uno de ellos. No podemos por menos de reproducirlas aquí porque nos parece que no tienen desperdicio.

A los políticos:

….les querríamos decir que muchas veces conciben la educación como un tema exclusivamente de presupuestos, mientras que el problema no es sólo lo que se invierte en educación, sino el tipo de educación en el que se invierte. Las propuestas educativas que relativizan la presencia del educador y se sostienen exclusivamente sobre conceptos como el juego creativo y la motivación, muestran sus carencias en sus resultados, y parecen reclamar la concesión de una mayor importancia a la exigencia académica y a la pedagogía del esfuerzo, pese a la impopularidad de éstas.
A los profesores:
….querríamos dejarles bien clara la responsabilidad que tienen ya desde el mismo momento de su formación como profesionales, así como a la hora de preparar sus clases, de mantenerse al día e interesados en las materias que explican y de concentrarse a la hora de desempeñar su trabajo. Pero no toda la responsabilidad es suya. A la vez, se les mostrará Ia necesidad de que reclamen ciertos cambios legales para modificar la situación dramática en la que muchos maestros y profesores se encuentran en las aulas: ampliamente limitados en su autoridad y en su modo de impartir la docencia, debido a la tipificación de su labor desde el lenguaje y la filosofía propia de las nuevas pedagogías, que son las que impregnan nuestras leyes y reglamentos educativos.

A los padres:

…se les recordara que la educación de sus hijos no es cosa baladí, y que ésta no se va a producir de un modo espontáneo. Es necesario prestarle atención al lento y esforzado proceso educativo y acompañarlo suficientemente. Por eso, se les enviará a las familias el urgente mensaje de que no deben delegar algo tan ligado al futuro de sus hijos como su formación y aprendizaje, y de que, por tanto, es necesario comprometerse en ellos mediante medidas concretas, entre las cuales destaca la de organizar la vida familiar dando prioridad (en forma de espacio, tiempo y ayudas) a la educación de los hijos.

Inger Enkvist pone el dedo en la llaga y no teme en señalar a cada uno de los agentes educativos cuál debería ser su campo de acción. La autora llega a estas conclusiones después estudiar muchos de los sistemas educativos occidentales y orientales, y de leer y escuchar las opiniones de profesores que están preocupados por la deriva de la educación en la actualidad.

Sabemos que decir lo que la autora dice no es políticamente correcto pero ¿quién dijo que la verdad tiene que ser políticamente correcta?. Aparte, de que lo que se viene a llamar políticamente correcto no es sino la aprobación del arte de quedar bien o de la mentira.

¡Ojala en nuestro país se levanten muchas voces valientes como las de Inger Enkvist!

 

 

¿Qué es innovar?

¿Qué es innovar?

Según la Real Academia Española 

Innovar. (Del lat. innovāre).

  1. tr. Mudar o alterar algo, introduciendo novedades.
  2. tr. ant. Volver algo a su anterior estado

Innovar es sinónimo de: renovar, mejorar, crear, descubrir, inventar, perfeccionar, reformar, progresar.

También podríamos decir que implica o está relacionado con: cambiar –  modificar – remozar – renovar

Alex Castellarnau  define la innovación en el campo de la empresa, como crear algo nuevo que produzca valor .

Alex Castellarnau trabaja desde hace alrededor de ocho años en la empresa de diseño IDEO, en San Francisco, donde lidera el área encargada de realizar proyectos de innovación para grandes empresas. IDEO es una empresa afamada de diseño global que tiene un enfoque basado en el diseño centrado en el hombre y que ayuda a las organizaciones de los sectores público y privado a innovar y crecer.

El concepto de innovación que es tan fácil de entender en el campo de la empresa, no sucede lo mismo cuando se habla de educación. Entonces, olvidamos con demasiada frecuencia cual es el objetivo de la educación y cuál es el verdadero valor que esta persigue. El cambio no es bueno por ser cambio aunque se le ponga el apellido de moderno. El cambio será bueno si mejora las cosas y será excelente si mejora a la persona.

Para saber qué cosas hay que cambiar y cuáles no, hay que partir del verdadero sentido de la educación y, con él a la vista hay que valorar los métodos, las actividades y los medios a utilizar. Escogiendo aquellos que nos ayudan a alcanzar este objetivo y desechando aquellos otros que, a pesar de estar en los libros, o en los medios de comunicación, o en la política educativa o de ser recomendados por los teóricos de la educación no mejoran la educación, ni al ser humano. Siempre hay que tener en cuenta que las cosas no son mejores porque se hayan dado más atrás en el tiempo.

Son mejores porque hacen al hombre mejor en todos los campos.